Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Blog de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N 8 de Quilmes
Administrador Prof. Claudio Enrique Alonso Alvite
img
29 de Octubre, 2014    General

“Memorizar ya no tiene sentido, fue sustituido por hacer un clic”

En una entrevista con el psicoanalista Jorge Schvartzman, autor del libro “Tenemos Internet, Dios no ha muerto”, analiza los cambios que las nuevas tecnologías provocan en nuestras vidas. Asegura que variará según las ilusiones que cada uno deposite en ellas. Pronostica, además, cambios en nuestra forma de pensar y actuar y dice que ya no hay vuelta atrás. Dice que renunciamos a usar nuestro sentido de la orientación en el afán por prender el GPS y que la inmediatez de Google llevó a nuestra capacidad de recordar a un segundo plano, superada por la necesidad de procesar grandes cantidades de información.

  • por  Sabrina Díaz Virzi

  • sdiazvirzi@agea.com.ar / @sabridiaz
Psicoanalista Jorge Schvartzman

| Psicoanalista Jorge Schvartzman

En una entrevista con, el psicoanalista Jorge Schvartzman, autor del libro “Tenemos Internet, Dios no ha muerto”, analiza los cambios que las nuevas tecnologías provocan en nuestras vidas. Asegura que la adicción dependerá de la personalidad de cada uno y de las ilusiones que depositemos en ellas. Augura, además, cambios en nuestra forma de pensar y actuar y dice que ya no hay vuelta atrás. “La pregunta no es qué nuevos artefactos tecnológicos usaremos sino cómo seremos, y pronostico que seremos muy diferentes”, anuncia.

Además, cuenta que renunciamos a usar nuestro sentido de la orientación en el afán por conectar el GPS y que la inmediatez de Google llevó a nuestra capacidad de recordar a un segundo plano, superada por la necesidad de procesar grandes cantidades de información.


En promedio, miramos el celular 150 veces por día. ¿Considera que esto es una compulsión, una nueva adicción o una nueva costumbre?

Es muy difícil generalizar. Nos hemos acostumbrado a hacerlo no por necesidad sino por un deseo o ilusión de estar enterados de todo y también de alejarnos de la realidad exigente que nos rodea. Además, por la fascinación que produce la brillante pantalla, resto de una tendencia pretérita humana. Cuando su privación produce angustia y no se puede soportar su carencia, estamos en presencia de una adicción.


Tendemos a culpar a la tecnología por sus efectos negativos y apuntamos menos a nuestra responsabilidad en el uso que hacemos de ella y cómo la incorporamos a nuestra vida. ¿Por qué nos genera tanta fascinación estar hiperconectados?

La fantasía de estar hiperconectados (estamos desconectados de lo más cercano que nos rodea y de nosotros mismos) responde a la ilusión infantil de tener todo bajo control, de que no haya secretos para nosotros y de alejarnos de un sentimiento temido y evitado: sentirnos excluidos.

Además, el término de “estar conectado” es equívoco: se lo promociona -sobre todo en los medios de comunicación- como un gran avance de la humanidad, aunque actualmente estamos muy desconectados de nuestros sentimientos amorosos, a los que consideramos peligrosos por la posibilidad de causarnos intensos sufrimientos. Como la conexión amorosa, de entrega a otro, es evitada, lo único que queda es la virtual, que no conlleva ningún peligro ni riesgo, donde cada uno está refugiado en su celular o computadora. La posibilidad de frustración es mínima porque el otro poco importa, y la gratificación también es pobre.


¿Cree que existe alguna relación entre el crecimiento de las posibilidades de conexión y comunicación con el auge de las técnicas de relajación y meditación?

Estas técnicas buscan una salida a lo que presenta la sociedad actual. Pero las tecnologías son sólo herramientas para facilitarnos la vida, el uso que le damos es la consecuencia de un individuo contemporáneo inseguro, frágil y asustado al que le resulta muy difícil vivir y amar.

La tecnología puede ser muy frustrante si se espera de ella mucho más de lo que puede dar, por ejemplo, cuando se depositan expectativas desmedidas o fuera de la realidad que corresponden a fantasías personales. Al mismo tiempo, promueve ilusiones que no se concretan. Pero hay que aclarar: la tecnología de por sí no produce patología, esto dependerá de la personalidad de cada individuo y cuáles son las ilusiones que depositó en ella.


Entendemos que la tecnología “democratizó” conocimientos y nos da acceso a incontable cantidad de información. Pero el hecho de que podamos encontrar “todo” en la Web, ¿disminuye nuestra capacidad de recordar y “achica” nuestra memoria?

En la medida que en la Web podemos encontrar “todo” el conocimiento, el esfuerzo de memorizar ya no tiene sentido ni demasiado valor. Por un lado, nos volvemos más cómodos: ya no tenemos necesidad de esforzarnos para retener algo.

Otro problema al que nos enfrentamos es la dificultad de concentración y la tendencia a la dispersión. La tecnología actual se mueve mandando gran cantidad de estímulos al mismo tiempo, generando en el usuario una nueva manera de pensar y de trabajar. Vemos individuos jóvenes capaces de hacer muchas cosas al mismo tiempo sin poder profundizar alguna. Entonces, lo que empieza a valorarse más es la capacidad de procesamiento y de elaboración de tanta información. Esto representa un serio problema y un desafío para la educación clásica que ha quedado totalmente atrasada.


Más de una vez tuve la sensación de querer que un libro en papel incluya las teclas CTRL+B y pueda buscar una cita sin tener que releer toda la novela y con resultados al instante, tal como hago las búsquedas en Internet… ¿Con Internet nuestra mente se vuelve perezosa?

Absolutamente. La tendencia humana es la ley del menor esfuerzo. Tengo que decir que hay facultades que estamos perdiendo, pero creo que este momento de transición nos llevará a que desarrollemos nuevas capacidades. El cerebro es un “músculo” sumamente elástico que posee recursos insospechados que irán surgiendo mientras otros, por el avance tecnológico y la falta de uso, van caducando.


¿Cuáles son estos recursos?

Hay recursos que fuimos perdiendo por el uso de las nuevas tecnologías, como la capacidad de concentración y profundización de una temática determinada: el esfuerzo de recordar fue sustituido por la facilidad de encontrar la respuesta inmediatamente con un clic en el celular. Como desarrollo de nuevas facultades, tendremos la capacidad de trabajar y de pensar diferentes cuestiones al mismo tiempo o saber encontrar fácilmente en el exceso de información algo que nos interese.

Todas estas preguntas me llevan a afirmar que el ser humano se va transformando en su manera de pensar y proceder, algo que ya no tiene vuelta atrás. El interrogante no es tanto qué nuevos artefactos tecnológicos usaremos, sino cómo seremos, y pronostico que seremos muy diferentes. La ciencia ficción casi siempre jugó con el desarrollo de increíbles tecnologías, dejando de lado el efecto transformador que producen. Claro que la estructura básica del ser humano, la que vive en conflicto con las presiones sociales e internas, la que necesita amar y ser amado, la que sufre por no poder satisfacer sus deseos, a esa, la considero inamovible.


¿Qué sucede con el sentido de la orientación en relación a la creciente “dependencia” del GPS?

Renunciamos a usarlo. Lo seguimos teniendo y forma parte de nuestras capacidades, pero si no lo usamos quizá lo iremos perdiendo. Nos convertimos en seres cada vez más desprotegidos al renunciar a muchas facultades que poseemos y volviéndonos absolutamente dependientes de las nuevas tecnologías que irán reemplazando las que habitualmente usamos. Algunas nuevas tecnologías terminan funcionando como prótesis, muletas imposibles de renunciar a ellas.


Las fotos hackeadas, es decir, robadas y publicadas en Internet sin autorización, son un fenómeno de época. En un ida y vuelta de la realidad a la ficción, personajes famosos o desconocidos experimentan estos “nuevos” riesgos: los gurúes de Internet cuentan cómo evitar que otros vean nuestros videos íntimos, Cameron Diaz filmó una película sobre una pareja que sufre esto y los amigos debaten si hay que filmarse o no en la cama. ¿Qué reflexión le genera este tema?

Acá surge la confusión entre la intimidad y la exhibición, algo muy frecuente con las nuevas tecnologías y, sobre todo, con la facilidad que ofrece para exhibirse. Todo el mundo tiene derecho a conservar sus actividades y prácticas personales sexuales en la intimidad, mientras el otro no resulte dañado ni tenga sufrimiento. Pero se ha perdido el límite entre lo que es de uno, lo que hay que cuidar y preservar como secreto muy íntimo y lo que se muestra, y sucede más entre los muy jóvenes. No creo que esas fotos robadas (lamentablemente) incentiven para que muchas personas se cuiden más, sino que provocarán un deseo de mayor exhibición, como identificación con los personajes famosos.


La joven actriz Jennifer Lawrence, protagonista de Los Juegos del Hambre y ganadora del premio Oscar, salió en la tapa de Vanity Fair asegurando con las fotos que le robaron de iCloud y “filtraron” en Internet se trató de “un crimen sexual, una violación”. Nos interesa poner el foco en lo que puede ser una “nueva” problemática de violencia de género. ¿Cree que esto es así?

No diría que es un crimen sexual, y sí una violación de la intimidad. Haría una distinción entre delito y crimen: crimen es la acción de herir o matar a otra persona, en cambio, un delito es cualquier ruptura de las leyes escritas que permiten la convivencia. La violación de la intimidad es un delito y es tan dañina porque todos tenemos deseos de exhibirnos y, al mismo tiempo, necesitamos ocultar ese deseo por pudor o vergüenza. El espacio íntimo es una de las áreas más necesarias para la preservación de la salud mental y la estructura psíquica, algo que en la actualidad es un concepto muy difuso, donde no hay un gran deseo de cuidar ese espacio.


¿Por qué las personas se muestran indignadas frente a esto pero continúan viendo las fotos, tal como sucedió en nuestro país con los videos íntimos de Silvina Luna y Florencia Peña?

No es de extrañar, ya que muchas veces lo que se declama para afuera es una severa moralidad que esconde el secreto placer de la mirada voyeurística. Todo esto ha tenido tanta repercusión social porque precisamente “desnuda” esos deseos de miles de espectadores que disfrutan de la fantasía de haber visto lo que está prohibido: lo que está guardado, oculto y salió a la luz. Aunque no es lo mismo -ya que son fotos provocativas o eróticas- como fenómeno actual se acerca a la atracción que ejerce lo pornográfico.

Si bien éste trata al cuerpo como un trozo de carne o un ejercicio gimnástico, la fantasía que genera el hecho de haber sido robadas es la misma. El espectador desea verlas porque esas fotos prometen, además de la excitación sexual -que no es la mayor motivación-, la ilusión de ver algo que está prohibido ver, que no es para vos, que no te corresponde, algo que estaba oculto y ahora lo podés contemplar. ¿No estamos hablando del placer de contemplar algo que sabemos que está prohibido? Cuanto más prohibido es, más deseo genera. Esto forma parte de la naturaleza humana.



El doctor Jorge Schvartzman presentará su nuevo libro “Tenemos Internet, Dios no ha muerto. Nuevas tecnologías desde la mirada de un psicoanalista” (Psicolibro ediciones) el jueves 30 de octubre a las 21 horas en la Asociación Psicoanalítica Argentina (Rodríguez Peña 1674).

Palabras claves , , , , ,
publicado por alonsoclaudio a las 23:40 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
CALENDARIO
Ver mes anterior Junio 2024 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (2606)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» Analizando el LiveBox 2.1 de Orange
» Cómo espiar WhatsApp
» Cómo usar Metashield protector for Client y por qué utilizarlo
» Detectando tráfico de conexiones HTTP inversas de Meterpreter (Snort)
» Ejecución remota de código arbitrario en OpenSSH
» Ganar dinero con 1.200 Millones de identidades robadas
» Hardware y sus 4 Funcionamientos Basicos y Principales en una Computadora
» Redes de la Deep Web: CJDNS y la Red Hyperboria
» Unidad Central de Procesamiento CPU
» Wassap, la aplicación que permite usar WhatsApp desde la PC
SE COMENTA...
» Cómo espiar WhatsApp
595 Comentarios: Scott, Scott, Jarlinson mercy, [...] ...
» Qué hacer ante el robo de un teléfono móvil o una tableta
2 Comentarios: best buy security cameras swann, best buy security cameras swann
» Espiando usuarios gracias a la vulnerabilidad en cámaras TRENDnet
1 Comentario: Coin
» Recopilatorio de aplicaciones y sistemas vulnerables para practicar
2 Comentarios: vera rodrigez ...
» SoftPerfect WiFi Guard permite saber quién esta conectado a mi WiFi
2 Comentarios: firdous ...
SOBRE MÍ
FOTO

Prof. Claudio Enrique Alonso Alvite



» Ver perfil

AL MARGEN
Escuela de Educacion Secundaria Tecnica N 8 de Quilmes
(Técnicos en Informática Personal y Profesional)
FULLServices Network | Blogger | Privacidad